Transculturales-

Misiones transculturales

En el mundo actual habitan más de 2,000 millones de personas sin oportunidad de conocer a Jesús y el propósito de Dios para sus vidas. Son pueblos o subculturas que debido a su situación geográfica o estigma social, no tienen acceso a las buenas nuevas del evangelio. Obedeciendo el mandato bíblico de ir hasta lo último de la tierra, el Centro Cristiano ha incursionado también en este campo. 

Llevar el evangelio a estos grupos es un reto, ya que exige el respeto a la cultura, la paciencia para ver los frutos y el apoyo constante a los líderes autóctonos. Estos son nuestros principales campos de misión transcultural:


El Himalaya

"Bhutan, una tierra donde Dios no es conocido", fue el titular de un periódico brasileño que impactó al pastor José Satirio en 1972. Desde entonces su oración se dirigió hacia esa lejana tierra e incluso envió en fe una carta al rey del momento, manifestándole su inquietud. La respuesta a su intercesión llegó en 1996 cuando logró viajar al Himalaya por primera vez y conocer de primera mano la necesidad espiritual de esta tierra. 

Desde entonces se estableció un vínculo de amor, reforzado por iglesias hermanas que se unieron a la misión de conquistar El Himalaya para Cristo. Vínculo que se reforzó con la inversión económica para sostener a los obreros locales y el envió de las misioneras Patricia Bohórquez y Rocío Palma, para capacitar el liderazgo local. 

En Octubre del 2011, se inauguro un templo para unas 500 personas dando paso a una una iglesia significativa en la región con una membrecía total de 1.000 personas, un liderazgo misionero esparcido en Norte de la India y Nepal, este templo goza en sus instalaciones de Seminario Bíblico con énfasis en misiones y Dispensario Médico, con Iglesias hijas en el Norte de India, con más de 20 grupos bíblicos dispersos en la ciudad y muchos otros en sus alrededores en donde se está propagando vertiginosamente esta llama misionera.  

 Al igual que en el Norte de la India la semilla plantada en  Bhutan también dio sus resultados y en octubre del 2010 se dio inicio a la  construcción de la Casa de Oración Indo-Butanesa.  Con iglesias esparcidas en Occidente, Centro y Sur de Bhutan, con mas 500 creyentes bautizados y con 5 pastores nativos ministrando activamente en el interior del País. Aquel lugar impenetrable y de grandes desafíos espirituales se doblegó ante el poder de la Palabra del Señor, convirtiéndose ahora en un lugar de avivamiento y transformación.


Sierra Nevada (Colombia)

El Centro Cristiano alcanzó la familia Arhuaca asentada en la Sierra Nevada desde 1998. No ha sido fácil el camino recorrido: ganar la confianza de los nativos lastimada por engaños de anteriores visitantes, traducir a su lenguaje y estilo de vida las verdades del evangelio con el cuidado de no afectar su cultura, ver los sufrimientos de los nuevos creyentes que han sido sometidos a castigos y cárcel por aceptar a Jesucristo y observar la deserción de algunos miembros por temor al rechazo de su comunidad. 

Sin embargo, el gozo de los buenos frutos opaca todo dolor. En el casco urbano de Pueblo Bello, se levantó el 11 de marzo del 2001 el Centro Cristiano Arhuaco, sitio que se convirtió en semillero de líderes autóctonos. El Centro Cristiano de Cúcuta tiene la bandera allí, ha aportado el talento humano con Ricardo Morales y James Carreño. Con su ayuda varios de los jóvenes arhuacos se han capacitado y hoy son vistos  como “mentes brillantes” que pueden aportar al desarrollo de su comunidad. 

La iglesia ha ganado así mismo el respeto de autoridades indígenas que antes los persiguieron, pero ahora los reconocen como una opción válida para su pueblo. 


Puerto Ayacucho (Venezuela)

Este proyecto se inicio cuando algunas familias que residían allí pidieron a nuestra congregación de Pamplona, les brindará atención. La misionera Elvia Florez fue enviada a iniciar la obra y en octubre del 2006 se celebró el primer culto. Dos meses después el pr. Alberto Buitrago fue asignado para implantar la iglesia, labor que emprendió con empeño obteniendo un extraordinario resultado que lo llevó a conquistar varias tribus indígenas del Amazonas. Desde entonces Dios ha usado al Ps. Satirio para invertir en terrenos para la obra de Ayacucho, entre los cuales se encuentra una casa que fue de las misiones americanas de las nuevas tribus y estaba abandonada. Allí funciona ahora el “Centro Cristiano de Restauración de las  Asambleas de Dios”, como se llama la iglesia.







Escríbenos a:
iglesiacucuta@centrocristiano.com.co


Avenida 9E # 5N-10, Los Pinos
Cúcuta, Norte de Santander - Colombia
+57 (7) 5744295